• Icono negro LinkedIn
  • Negro del icono de Instagram

©ELAP Educación S.L.

LA CONSCIENCIA PLENA Y EL AMOR

Actualizado: feb 7

Creemos en el “SER” humano y en todo el AMOR que somos capaces de dar.

Creemos en que todo educador desea que cada niño o niña que pasa por su vida, se convierta en un adulto libre, feliz, respetuoso con su entorno y con quienes le rodean, seguro de sí mismo, amoroso, dador y promotor de paz y constructor de una mejor humanidad. Todos nacemos con este amor por la VIDA, con una esencia plena, nacemos viviendo el AQUÍ y el AHORA. ¿Por qué lo olvidamos?



“Cada mañana nacemos de nuevo, lo que hagamos HOY, es lo más importante”

Buda



¿Qué es la Consciencia Plena y por qué en las escuelas?

Consciencia Plena o Mindfulness, es la energía de estar atento y despierto en el momento presente. Despierto a nuestros pensamientos, sentimientos, actos y entorno… sin juzgar las experiencias.

Nos ayuda a estar más presentes en nuestras vidas, a reconocer la felicidad que hay en nosotros, a silenciar la mente, calmar los nervios y nos lleva a la AUTO OBSERVACIÓN. Herramienta fundamental para guiar a los niños y jóvenes desde el corazón, con amor, humildad, compasión y tolerancia.

El niño y la niña viven el aquí y el ahora en todo momento, son ellos los mejores maestros en nuestro regreso a vivir plena y conscientemente. Aprendamos de ellos, de esa alegría y admiración por todo lo que hacen, aprendamos del amor que se tienen y del amor que dan a los demás. Observemos en ellos lo sencillo que es “SER FELIZ”. La neurociencia ha demostrado que el mindfulness, el yoga y la meditación, ayudan a mejorar la percepción, la atención y el pensamiento complejo.


Niños, jóvenes y adultos estamos viviendo una “Crisis Cognitiva, Emocional y Espiritual”

La proliferación de la tecnología nos está desconectando de lo esencial. Se nota en las grandes crisis de estrés, depresión, ansiedad y desórdenes de atención. No solo en niños y adolescentes, sino también en los docentes, padres, madres y adultos que rodean a la niñez y juventud actual.


Es a través del AMOR, la generosidad y el respeto, desde donde podemos volver a conectarnos a nosotros mismos y con los demás. Hay herramientas y estrategias para despertar y fortalecer el corazón humano, formas de mejorar la alegría, la compasión, la paz, la gratitud y el perdón.

Las prácticas que proponemos han sido estudiadas científicamente durante los últimos 20 años y la neurociencia ha reconocido y mostrado sus beneficios.

Al desarrollar la empatía, el valor y el amor interno, desarrollamos lo que los neurocientíficos llaman “la ventana de la tolerancia”.

Cuando el corazón madura y se hace sabio, sentimos a la humanidad en común, compartimos los anhelos y los temores, el amor y la pérdida, la ternura y los triunfos, juzgamos menos, aprendemos a perdonar y nuestra compasión se convierte en universal para toda la vida.

¡Qué mejor que transmitir este sentir a los niños y niñas con quienes cada día convivimos!

 

“La calidad de nuestra vida depende de las semillas que regamos. Si plantas semillas de tomate en tu jardín, tomates crecerán. Si siembras semillas de miedo y odio, esto crecerá. Si riegas las semillas de paz en tu corazón, la paz crecerá. Cuando las semillas de amor, respeto y paz son regadas, encontramos la felicidad”
                                         Zen Master Thich Nhat Hanh

Texto: Betty González Elger


8 vistas